Noticias

¿Qué leche prefieres, la de vaca o la de almendras? Profeco – El Financiero es citado diciendo esto.

“¿Tu café va con leche de almendras, soya, sin lactosa, descremada…?” Esta pregunta ha causado consternación en cafeterías de todo el mundo, ya que la variedad de productos etiquetados como “leche” puede llenar la taza de opciones.

El ser humano es el único mamífero que consume leche de otras especies después de la lactancia; sin embargo, muchas personas desarrollan intolerancia a la lactosa con el tiempo, y es entonces cuando surgen en el mercado los productos de ‘leche vegetal’, ya sea como alternativas menos gaseosas para el estómago o simplemente como una alternativa popular en las tendencias alimentarias o un estilo de vida vegano.

La ‘leche de almendras’, que ha competido con la vaca durante algunos años y es la preferida por los críticos de los productos que contienen lactosa, está entre las preferidas por los críticos. Pero, ¿cuál es mejor para la salud?

La ‘leche vegetal’ no es leche

En principio, no todos los productos pueden venderse como leche; este alimento se rige por las Normas Oficiales Mexicanas (NOM), que define la leche como un producto obtenido de la secreción de las glándulas mamarias de las vacas o de cualquier otra especie animal.

Las bebidas a base de plantas hechas con soja, almendras, arroz, coco y avellanas se encuentran entre los sustitutos de la leche disponibles.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha insistido durante años en que estas bebidas no pueden venderse como leche ni confundirse con ella.

“Muchos se refieren erróneamente a estos productos como ‘leche’, a pesar de que esta designación solo se puede usar para nombrar el producto obtenido de las glándulas mamarias”, según un artículo de Consumer Magazine de 2016.


Según el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, además de agua y verduras, estas bebidas suelen contener los siguientes ingredientes, que varían según la marca: azúcares, aceites vegetales, sal, calcio, vitaminas, emulsificantes, espesantes y otros aditivos, todos los cuales afectar el valor nutricional de la bebida.

“El contenido proteico de estas bebidas variará en función del aporte de la verdura y de la cantidad de esta en el producto”, explica el investigador.

¿Leche de vaca o leche de almendras?

Profeco analizó nuevamente las bebidas vegetales en 2019 y reafirmó: “Si bien estas bebidas generalmente reemplazan el consumo de leche en términos de aporte nutricional, son distintas”.

“La leche proporciona nutrientes esenciales para el organismo, como proteínas, grasas y calcio, al igual que las bebidas vegetales, pero la diferencia entre ambas radica en la cantidad de nutrientes que aportan”, según Consumer Magazine de mayo de ese año.

Por su parte, María del Carmen Iarritu Pérez, del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, agrega que las bebidas de origen vegetal son alimentos complementarios que se pueden incluir en una dieta variada en una publicación de la UNAM Global.

El académico destaca que la leche animal aporta proteínas y calcio al ser humano, y que “no es sustituible, ni sustituible” por los productos vegetales, especialmente en la infancia.

“No deben considerarse sustitutos de la leche porque, a pesar de su apariencia similar, tienen una composición nutricional diferente y, en general, tienen menos proteína, calcio, vitamina B12 y vitamina D, por lo que deben ser fortificados con estos nutrientes”, dijo. explica.

¿Qué leche no láctea es mejor?

Según la Profeco, la “leche de almendras” no destaca entre las bebidas de origen vegetal por sus aportes nutricionales pues, a diferencia del arroz, el coco, la avena y la almendra con coco, tiene un aporte mínimo de proteína, a diferencia de las bebidas de soya, que tienen un contenido más alto e incluso similar a la leche.

Las bebidas vegetales tienen un “bajo aporte proteico”, según la investigadora de la UNAM, a excepción de la leche de soya y de chícharo.

Las bebidas de origen vegetal, según la experta, pueden formar parte de una dieta saludable para personas intolerantes a la lactosa y alérgicas a la proteína de la leche; tampoco tienen colesterol y tienen un alto contenido de fibra dietética, aunque generalmente son más caros.

“La recomendación es mirar siempre tanto la información nutricional como la lista de ingredientes, que va de mayor a menor: si vemos que es linaza o almendras, pero están casi al final de la lista de ingredientes porque significa que tener una cantidad muy pequeña y no será lo suficientemente nutritivo; si miramos que podemos conseguir un producto nutritivo o prepararlo en casa porque será más barato y sabremos con qué lo estaremos haciendo; si nos fijamos en eso podemos conseguir

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba