Noticias

Por cada kilo de ternera gallega suprema, los ganaderos gallegos pierden un euro.

Durante mucho tiempo, los productores de suprema de ternera gallega se han quejado de que el sector se está viendo asfixiado por los altos costes de producción. El Ministerio de Medio Rural, en colaboración con la Fundación Juana de Vega, realizó un estudio que proporcionó cifras concretas. Actualmente están perdiendo alrededor de un euro por cada kilo de carne que producen debido al aumento brutal de cereales para alimentar al ganado a raíz de la guerra en Ucrania.

“Cuando los precios que reciben oscilan entre 5,10 y 5,20 euros el kilo, el precio mínimo de venta estimado tendría que ser de 6,20 euros el kilo”, ha dicho esta mañana en rueda de prensa José González, director de Medio Rural. El regidor enfatizó que la industria de la carne vacuna está “en un estado general de ventas a la baja”, y que la Ley de Cadena Alimentaria, que prohíbe a los ganaderos recibir menos dinero de lo que les cuesta producir, no se está cumpliendo.

Durante bastante tiempo, la situación se ha prolongado. Según el estudio, el kilo de carne costó el año pasado unos cinco euros de media a los 7.266 productores. Sin embargo, para cubrir todos los gastos, deberían haber recibido 5,65 euros. Sin embargo, los precios se dispararon en 2022, luego de la invasión rusa. La mayoría de los granos que se utilizan para alimentar al ganado provienen de Ucrania, y la guerra ha obstaculizado las exportaciones, elevando los precios. Este año, el maíz es un 35% más caro, el trigo es un 29% más caro y la cebada es un 33% más cara. Más de la mitad de los gastos de cada finca están relacionados con la alimentación del ganado. El 54% del total lo componen. Se requiere un aumento adicional del 21,6% en electricidad, gas y otros combustibles.

“Hay que trabajar claro en la valorización, en subir el precio”, dijo González, al enfatizar que el objetivo es apegarse a la Ley de Cadena Alimentaria. El Ayuntamiento de la Xunt aprobó la semana pasada una campaña publicitaria de 1,4 millones de euros para trasladar a los consumidores la importancia de la ternera suprema gallega, según el regidor. El sello garantiza carne de la más alta calidad, y el rancho es lo suficientemente grande para que las vacas pasten en los prados, lo que ayuda en la gestión ambiental.

Las organizaciones agrarias exigen que los precios pagados a los agricultores empiecen a subir tras la publicación del informe. “A partir de ahora, con unos costes de referencia para el sector, ningún matadero gallego, ninguna cadena de distribución gallega, que voluntariamente suscribiera el protocolo del convenio cárnico, podrá pagar por debajo de los 6,20, que son los costes de producción”, ha dicho Roberto. García, secretario general de Unións Agrarias, en comunicado de prensa. El regidor se reunió con representantes del sector tras la rueda de prensa celebrada en Santiago.

González reconoció que, a corto plazo, se necesitaban ayudas directas para evitar la quiebra de las explotaciones. Los ganaderos gallegos de vacuno recibirán 60 euros por vaca del paquete de ayudas del Gobierno central si lo solicitan antes del 30 de junio. La Xuntà complementará estas ayudas con fondos propios, según el concejal, pero no precisó a cuánto ascenderá el importe total . Solo afirmó que se está trabajando en ellos y que la meta es recogerlos en la segunda mitad del año. Según Roberto García, las ayudas que deberían recibir de los ganaderos de Suprema deberían llegar a 180 o 200 euros por vaca, por lo que piden a la Xunt que otorgue entre 120 y 140 euros de fondos propios por vaca.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba