Noticias

Los titulares de hipotecas a tipo fijo se protegen de las ofertas bancarias optando por tipos fijos.

La curva del euribor se está acentuando y no hay indicios de que vaya a suavizarse. Por primera vez desde 2016, el índice con el que se calcula el 80% de las hipotecas españolas dio positivo en abril y siguió subiendo en mayo. Las personas hipotecadas, así como aquellas que deben tomar una decisión en este momento, están cada vez más preocupadas.

Un préstamo de vivienda con una tasa fija o variable. Por un lado, el Euribor sigue en niveles anormalmente bajos; en cambio, la previsión es que aumente aún más, pero nadie sabe cuánto; y por otro lado, las entidades financieras presionan con sus ofertas para variar.

Los datos proporcionan una instantánea de cómo se comporta la demanda, pero el futuro es una completa incógnita. El Euribor comenzó a subir a principios de 2022 y el mercado reaccionó rápidamente. Es cierto que el número de hipotecas a tasa fija firmadas en los últimos meses del año pasado superó el 65 %, pero en enero de este año, la tendencia se había acelerado a más del 70 %. En febrero se firmaron el 73,8% de las hipotecas a tipo fijo, y esta tendencia se mantuvo en marzo, con el 73% de las hipotecas a tipo fijo firmadas. Si se compara con 2015, más de siete de cada tres personas se inscriben en esta modalidad. Fuentes financieras confirman que la tasa fija es la más solicitada en las sucursales, y que seguirán esperando varios meses una mayor claridad económica en este escenario.

Según iAhorro, un asesor hipotecario, los consumidores continúan interesados ​​en las hipotecas de tasa fija porque brindan seguridad frente a la incertidumbre porque no hay choques de interés mensuales. La tasa variable, por su parte, está sujeta a la fluctuación del Euribor. Sin embargo, esta misma firma pronostica que la tendencia se revertirá, y los préstamos a tipo variable volverán a ser los más populares, como lo fueron en España no hace mucho.

En consecuencia, factores externos que afectan a la economía española, como la guerra de Ucrania o la tendencia inflacionista, dificultan prever la evolución del euríbor, sensible a la incertidumbre económica y, en particular, a la subida de los tipos de interés del BCE . Según iAhorro, el indicador rondará el 1,35% a finales de año y seguirá subiendo hasta que la economía vuelva a la normalidad –previsión superior a la del resto de analistas, que esperan que se sitúe en torno al 0,5%–. Ahora está en 0,287%, frente a -0,501% en diciembre.

Los usuarios parecen seguir con las tasas fijas ahora porque todavía se pueden encontrar préstamos al 2% durante toda la vida del crédito, que sigue siendo asequible en comparación con el pasado. Desde enero, el banco ha estado endureciendo los préstamos para vivienda de este tipo y promoviendo préstamos de tasa variable con tasas de interés más bajas durante el primer año del préstamo. Sin embargo, los titulares de hipotecas, que prefieren la seguridad al riesgo, no parecen estar convencidos.

“Con la previsión actual de Euribor, los márgenes de beneficio de las entidades financieras en los préstamos a tipo variable aumentan, lo que se refleja en las ofertas de este tipo de préstamos”, señala iAhorro. A excepción de Caixbank, que sigue creyendo en las capacidades del fijo, casi todos los bancos apuestan ya por el tipo variable.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba