Noticias

Los cocodrilos acechan en el Río Grande, amenazando a los migrantes.

Los migrantes que cruzan territorio mexicano para llegar a la frontera con México enfrentan robos, secuestros, crimen organizado y violaciones a los derechos humanos. los Estados Unidos de América

Quienes intenten cruzar ilegalmente por Coahuila hacia territorio estadounidense ahora no solo deben preocuparse por ahogarse en el río Bravo, sino también por los cocodrilos, que han sido avistados en el afluente en los últimos años.

La presencia de un reptil en el río Bravo fue confirmada por la Patrulla Fronteriza el 14 de mayo a través de una fotografía que compartió en redes sociales. Los ciudadanos han atrapado a estos animales merodeando cerca de puentes internacionales en los últimos años, aunque no está claro si el avistamiento fue en la frontera con Coahuila.

No se ha reportado oficialmente la presencia de cocodrilos en esa frontera, ni se han observado mutilaciones en los cuerpos de los migrantes que han muerto en el río, según Francis Contreras, director de Protección Civil del municipio fronterizo de Piedras Negras.

Sin embargo, el director de Recursos Forestales y Fauna Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente de Coahuila, Jorge Guerrero, ya fue notificado producto de avistamientos ciudadanos e información publicada por la Patrulla Fronteriza.

En 2021, se compartieron varios videos tomados del puente internacional número 1 de Piedras Negras, que muestran un cocodrilo en la orilla del río, justo en un punto donde los inmigrantes indocumentados frecuentemente intentan cruzar a los Estados Unidos.

Además de la dificultad de salir de sus países, cruzar México y luego correr el riesgo de ahogarse en el Río Grande o ser detenidos por las autoridades migratorias, también hay cocodrilos que ponen en peligro su vida.

De hecho, la fauna regional representa una amenaza constante para los migrantes que viajan desde la frontera sur, que van desde molestias físicas hasta la muerte.

Los migrantes se ven perjudicados por las picaduras y mordeduras de serpientes, insectos venenosos y otros animales, especialmente por la noche cuando duermen a la intemperie o entran en caminos perdidos o puntos ciegos para evitar a los agentes de inmigración o las pandillas. número de agresores

Debido a que esa área nunca ha sido un hábitat natural para estos reptiles, no está claro cómo llegaron allí, a pesar de las afirmaciones de que el gobierno de los EE. UU. los plantó para evitar la migración ilegal.

Para cerrar el paso, un grupo de ganaderos texanos propuso llenar el Río Grande con mil cocodrilos en 2021. La administración del expresidente Donald Trump también fue acusada de considerar esta posibilidad, lo que el mandatario negó en su momento.

A pesar de los peligros de cruzar el Río Grande para los migrantes, los cruces no han disminuido en los últimos años; de hecho, las estadísticas han aumentado. El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme Sols, afirmó ayer que el flujo migratorio se ha incrementado en los últimos días.

“En los últimos días se ha incrementado el flujo migratorio. “Dejamos 300 agentes y solo tenemos 50 unidades”, explicó el presidente estatal.

Todos los días, entre 1300 y 1500 migrantes intentan ingresar a los Estados Unidos cerca de la frontera entre Piedras Negras y Eagle Pass, Texas.

En abril pasado, el Instituto Nacional de Migración rescató a 38.677 extranjeros en todo el país, incluidos 5.456 menores de edad.

Más de 115,000 personas han sido interceptadas en su camino a los Estados Unidos en lo que va de 2022. La mayoría de los migrantes se han encontrado en Chiapas, Tabasco y la Baja California.

Tras un acuerdo entre los gobiernos de Coahuila y Texas, en las últimas semanas se ha incrementado la vigilancia en los límites de Piedras Negras y Acuá con el fin de frenar el flujo migratorio. Esta decisión se tomó después de que el estado de Texas implementara acciones extensivas en los vehículos de carga, paralizando los cruces y causando pérdidas de millones de dólares para las empresas mexicanas.

CAMARADA

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba