Noticias

Logística aérea sin riesgos

Dicen que los drones son el camino del futuro de la logística, y el sueño de la Unión Europea es que para 2035, estos dispositivos se utilicen de forma rutinaria para el transporte y la entrega de paquetes, debido al ahorro de combustible y la sostenibilidad que proporcionarán. Aunque la actividad está permitida desde el 31 de diciembre de 2020, las barreras técnicas impiden que se implemente a gran escala. Ahí es donde entra en juego Abionica Solutions, una empresa del sector aeronáutico con sede en el Distrito Digital de Alicante, que trabaja en una solución que permitirá a los drones sobrevolar entornos urbanos de forma segura.

El Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), financió el proyecto en el que participa Abionica Solutions con 1,5 millones de euros. Está previsto que se desarrolle hasta 2023 en colaboración con TTI Norte del Cantábrico, Catuav de Cataluña y Temai Ingenieros de Madrid.

¿Y dónde empieza todo? Anthony Bedmar, gerente de la firma en Alicante, destaca que “todo el mundo está apostando por la entrega de paquetería a través de drones”. Se trata de trazar caminos en el cielo, dando forma a una actividad con un futuro brillante y un gran potencial. El problema es que es un mercado que actualmente carece de productos maduros, ya que se derivan de modelos de aviones y son peligrosos debido a sus componentes de baja calidad”.

“Los drones no tienen ojos”, agrega Bedmaris como un gran obstáculo. Por ello, el objetivo del proyecto en el que estamos trabajando es poder detectar y diseñar rutas alternativas a los obstáculos que puedan aparecer a su alrededor. Reduciremos las posibilidades de una colisión de esta manera”.

El director ejecutivo de Abionic Solutions utiliza aviones tripulados como ejemplo. “Quienes los pilotean –subraya– están entrenados para ver y evitar otras naves, pero el problema de los drones es que ahora mismo no tienen la tecnología para hacerlo”. Se podría usar el radar, pero el alcance es demasiado grande para algunos dispositivos de formato pequeño”.

“Pero –califica Bedmar- demostrar que siempre funciona” es la base de la solución en desarrollo. Continúa diciendo que el objetivo es crear un sistema que cumpla con los estándares aeronáuticos, permitiendo que los drones vuelen en áreas urbanas o, más exactamente, por encima de las personas, sin riesgo de accidente. También tendrían que vivir cerca de los aeropuertos, donde tendrían que coexistir con los aviones. “Es la transición de un juguete a algo serio”, enfatiza, “para que la autoridad esté satisfecha con los resultados y la logística no esté tripulada con drones”, explica.

Noticias relacionadas

Valencia es una de las 45 ciudades que tienen previsto autorizar el transporte aéreo de paquetería antes de 2030, pero están a la espera de que la tecnología se desarrolle lo suficiente. “Ojalá Alicante se sume a esta iniciativa, que sin duda es el camino del futuro”, subraya Anthony Bedmar.

Por su dilatada experiencia en los campos de la aeronáutica y los aviones no tripulados, el gestor es el pilar de Abionic Solutions. Tras el revés de la pandemia, cuadruplicaron su facturación y duplicaron su plantilla en 2021, llegando a un total de 14. Habrá cuatro ejercicios más en esta actividad.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba