Noticias

La temporada de festivales más emocionante arranca con Primavera Sound 2022.

En una escala del uno al diez, un show de Nick Cave and the Bad Seeds es siempre un nivel 11. El evangelio de Cave va desde el apocalipsis hasta el consuelo, y está vestido con coronas de espinas y capas inigualables en ambos extremos.

En una escala del uno al diez, la actuación de Nick Cave & the Bad Seeds en Primaver Sound el próximo sábado es un nivel 12. Para empezar, el hijo de Cave, Jethro, murió a principios de mayo, convirtiéndose en el segundo hijo en fallecer, y mientras los dos no tenían una relación especialmente estrecha, es un factor emocional que sin duda lo ha afectado a él y a su parroquia. En segundo lugar, con la excepción de un único concierto en Ámsterdam en 2020, Nick Cave y Bad Seeds no han actuado juntos desde 2018. Además, el evento en Barcelona será la segunda parada de la formación en su gira actual.

Lo desconocido aguarda, sin ‘setlists’, videos, ni reseñas circulando entre los fans en sus teléfonos, y la incógnita de cómo quedará la maquinaria tras el largo paréntesis pandémico. Después de años y años de saber exactamente lo que sucedería en el escenario, al menos en el ámbito altamente profesional del gran espectáculo, seremos obsequiados con algo verdaderamente único.

tónico de novato

The National lleva tres fechas de gira tras estar en el dique seco desde 2019, The Strokes tienen solo dos shows en Estados Unidos, Gorillaz va por su segundo pase a pesar de algo que hicieron en 2021, Lorde llega a la cita de Barcelona con siete actuaciones de su nuevo’espectáculo’… Y aunque Tame Impal rompe la tendencia rookie de los cabezas de cartel con la veintena de actuaciones ya, Antnia Font, Beck y Pavement estrenan gira en Primaver Sound.

Apenas vamos a ver conciertos oficiales

Joan Pons, Director de Comunicación de Primaver Sound

Joan Pons, Director de Comunicación de Primaver Sound, dice: “Difícilmente vamos a ver conciertos oficiales”. También tiene dos argumentos para respaldar las buenas noticias. Uno: “La pandemia ha permitido que grupos, al menos aquellos en el circuito internacional, se ‘reinicien’ y reflexionen sobre lo que estaban haciendo”. Y dos: “Lo que escuchamos de los músicos es que se mueren por redescubrir el ritual de la música en vivo de masas, hasta el punto de que están llegando solicitudes de artistas que quieren asistir al festival como público antes y después de su actuación”.

Como dice Pons, las bandas son “casi de colonias”, una mezcla de “nerviosismo” por el hecho de que quizás no estén al 100% técnicamente y “emoción” por la perspectiva de revivir la comunión del show en vivo.

Rubén Blades quería cinco horas

Jordi Herreruela, director de Crullа (del 6 al 9 de julio, en el Parc del Frum), observa una fuerte “carga emocional” en los artistas, citando que sí tuvo una (bastante difícil) edición en 2021. Rubén Blades, cuya película ser proyectada por primera vez en Europa en la exposición, solicitó cinco horas de tiempo de actuación porque estaba cruzando el Atlántico con un equipo de 40 personas después de todo lo que había sucedido. Es imposible, pero tomará dos horas y media extraordinarias.

Los músicos están muy involucrados, ya que han redescubierto con el descanso que su trabajo es más que un trabajo, es también una experiencia emocional.

Jordi Herreruelа (director del Cruïllа)

“Hay mucha implicación por parte de los músicos”, dice Herreruela, “que han redescubierto con el parón que su trabajo no es solo un trabajo, sino que está por encima de todas las emociones”. A pesar de que estamos en territorio kitsch, no duda en declarar que ha resucitado una «magia» que una vez fue aplastada por la rutina.

Herreruela augura que el público disfrutará más de la exposición que de los artistas. “Parece ser una celebración colectiva eufórica, por eso hemos centrado la programación en el baile”. Porque, si bien era posible asistir a conciertos durante la pandemia, aunque fuera a trompicones, poder bailar despeinado es una novedad que aún no se ha quemado.

paz

Noticias relacionadas

Tienen bastante claro el clima que esperan en Sónar (del 16 al 18 de junio, en Fira Montjuc y Fira Gran Vía), y no en vano la exitosa edición de Lisboa se estrenó el pasado mes de abril. Enric Palau, codirector del festival, estuvo presente como espectador. Y detectó “una sensación de paz” en la audiencia, que era internacional, como la de la nave nodriza. “Paz, sí. En el sentido de ‘mierda, qué buena vibra, finalmente estamos de vuelta donde queremos estar’.

Espero tranquilidad. En el sentido de «mierda, qué buena vibra, finalmente estamos de vuelta donde queremos estar».

Enric Palau (codirector de Sónar)

La pandemia, cree Palau, ha beneficiado a los espectáculos creados expresamente para Sónar, el sello de la casa: ha dado tiempo a Nio de Elche, Ylia, y Banda la Valenciana, que presentarán el ‘espectáculo’ ‘Concierto de música festiva’ ; Maria Arnal y Marcel Bagés, que presentarán ‘Hiperutopía’ a 36 voces desde el Cor de Noies de l’Orfeó Català; y

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba