Noticias

La peregrina que dejó su trabajo y su país para dedicar su vida al Camino de Santiago

Tuy -actualmente Eurociudad, hermanada con la portuguesa Valença do Mio desde 2012, ambas unidas por el puente internacional obra de Mendoza desde Rioja en el siglo XIX, que cruza el río Mio, frontera natural entre Portugal y España- fue y sigue siendo un nudo de peregrinos provenientes de Lisboa y Oporto, del llamado Camino Portugués Interior – fue y sigue siendo un nudo de peregrinos provenientes de Lisboa y Oporto, de los tantos senderistas, entre ellos Lucy Freitas, brasileña, de 40 años, que completó su primer Camino de Santiago en 2019, comenzaron aquí su andadura, siguiendo la misma ruta utilizada por los concheiros desde el siglo XII. Su vida fue cambiada por un Camino.

«Planeé y esperé la oportunidad de hacer el Camino de Santiago durante 20 años.

,. Lucy Freitas dice: “Cuando terminé, decidí cambiar mi vida”. Ella era una empleada del gobierno. Trabajó para los comedores escolares del gobierno como gerente administrativa. Tomé la decisión cuando regresé a mi tierra natal. No quería vivir la misma vida que tenía antes. Dejé mi trabajo como funcionario del gobierno y me mudé a España para emprender una nueva aventura por el Camino de Santiago».

Su vida ha girado en torno a los peregrinos y el Camino durante los últimos cuatro años. Es voluntario en la Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela, donde atiende, firma y entrega La Compostela a todos aquellos que completan la ruta jacobea, a pesar de no ser un influencer.

«Abrí mi cuenta de Instagram para recordar ese primer Camino. Quiero recordarlo a través de imágenes. Vivo el Camino en la Oficina del Peregrino, que es una forma diferente de andar. Es maravilloso dar la bienvenida a los peregrinos, dice Lucy Freitas, con los ojos brillantes de alegría. Después de que logren su objetivo, observe su emoción, su risa o lágrimas y sus rostros. Solo ellos saben cuánto les costó llegar hasta aquí.

Lucy pone rumbo a Pontevedrа tras despedirse de Mónica y Silvana, la peregrina de Ideas Hostelpura magia en esta ruta jacobea, y estampar su credencial en la Catedral de Santa Marà del siglo XII, que alberga la momia de San Clemente en la Ermita de las Reliquias y atesora un claustro románico único en España, el más antiguo y grande de Galicia, repleto de singulares huellas de cantero en su sillería

«Para los que somos brasileños, el Camino Portugués tiene algo único: el idioma. Por eso tanta gente de mi país toma la ruta jacobea”, explica Lucy Freitas.

Catedral de Santa María de Tuy.  Su claustro, el más antiguo y grande de Galicia, es único por albergar cientos de marcas de cantero.  Guarda, entre otras reliquias, la momia de San Clemente.

Saldrás de Tuy por las calles estrelladas y empedradas de la judería, pasando por la iglesia barroca de San Telmo -construida en el lugar de la muerte del santo en el siglo XIII- y el Convento de Doroteas, donde sor Lucía, vidente de las populares apariciones de Fátima, vivido. Poca gente sabe que vino a Tuy en 1929, después de las visiones vírgenes, para ser monja de la Congregación, y que fue catequista de muchos vecinos durante veinte años, que tuvo visiones celestiales, y que en su celda escribió el ‘Segundo y Tercer Secreto de Fátima’, las revelaciones de la Virgen que profetizaron una guerra provocada por Rusia, que hoy es desgraciada.

Lucy viajará desde Tuy hasta la ermita de A Virxe do Camio y el mítico Puente de San Telmo, conocido como Ponte das Febres, en la antigua calzada romana Vía XIX, que unía Braga y Astorgа. A continuación, la etapa continuará hasta As Gándaras, donde visitará las canteras del famoso ‘granito rosa’, que se exporta a Japón y otros países, antes de finalizar en Porrio. El Ayuntamiento y la primera Puerta del Metro de Madrid, que da la bienvenida a los peregrinos, son obra del ilustre Antonio Palacios, el Gaudí gallego, cuya mágica obra arquitectónica sigue viva en el Ayuntamiento y la ermita de la Virgen A Gua, que custodia el la fe y la devoción de la región.

Porriño, ciudad natal de Antonio Palacios Luque, el Gaudí gallego.  Su obra sigue viva en el Ayuntamiento, así como en la primera Puerta del Metro de Madrid, que recibe -junto a su tumba en el cementerio-, y la Ermita de la Virxe Guía de los peregrinos de la ciudad

Al día siguiente, desde Porriño, se continúa hasta la ermita de As Angustias -por el Ra dos Cabaleiros y su Cruceiro-, por un camino con ‘Petos de nimas’ y miliarios romanos hasta un robledal -en el que se encuentra la ermita de Santiаguio de Antа gradas-, para continuar por un bosque de pinos y eucaliptos, Chan das Pipas, y llegar a Ronda. Los dos cruces de ferrocarril aéreo, Pontevedra y Madrid, fueron construidos en el siglo XIX y se consideraban arquitectura de vanguardia en ese momento.

Iglesia de la Virgen Peregrina en Pontevedra.  Templo emblemático del Camino de Santiago, con una singular planta en forma de concha de vieira, donde se guarda y venera a la Virgen Peregrina, patrona del Camino Portugués y de la provincia.

Después de Redondela, el camino nos llevará por la ribera de la ría de Vigo, donde se encuentran las islas de San Antonio y San Simón -antiguo monasterio, mencionado por el trovador Mendinho en el siglo XIII, encargo de la Orden del Temple , lazareto y prisión en los siglos XIX y XX- hasta llegar a Arcade y al puente medieval de Sampaio, que cruza el río Verdugo. Continuará subiendo desde aquí por pasillos y bosques de cuento -entre robles y castaños-, donde sólo el canto de los pájaros, el sonido de las pisadas y el latido del corazón romperán el silencio. Se desviará del camino principal al llegar a O Pobo y tomará el camino complementario que discurre junto al río Gafos. Caminarás con el sonido del agua y un paisaje verde como banda sonora, contemplando la magia del arte urbano, el graffiti moderno en paredes solitarias que te dan la bienvenida a las calles de Pontevedra -el Pontem Veteram romano- y a la plaza del Peregrino -siempre custodiada por el Loro Ravachol- en el que se erige un templo que es un hito de esta ruta jacobea; la iglesia de la Virgen Peregrina, con su especial planta en forma de

Lucy Freitas y Leo Guijarro, el peregrino que conocimos caminando por el Camino de la Costa Portuguesa, continuarán en la ‘Variación Espiritual’. Quiere llegar a Vilanova de Arousa para completar La Traslatio, luego navegar hasta Padrón en La Barca del Peregrino y continuar hasta Compostela por el Camino del Mar, Arousa y Ro Ullà.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba