Noticias

guerra de los recuerdos

Las plataformas portaban artillería pesada. Este año, Netflix y Disney lanzaron dos de sus películas más esperadas el mismo fin de semana, lo cual no es una coincidencia. Se suponía que el miércoles pasado sería el estreno de Obi-Wan Kenobi, una serie de la franquicia de Star Wars, pero se pospuso inesperadamente unos días. Alguien en Disney debió darse cuenta de que la tan esperada primera mitad de la temporada final de Stranger Things estaría disponible en Netflix al mismo tiempo. La guerra entre los pesos pesados ​​de las dos plataformas ha comenzado.

Tom Cruise ocupa un lugar destacado en la segunda parte del top gunto. La guerra nostálgica ha sido ganada. Parece como si hubiéramos vuelto a los días de la contraprogramación para robar espectadores a los competidores, cuando una de las características clave de las plataformas es que los usuarios pueden ver lo que quieren, cuando quieren, en lugar de tener que esperar al programador de turnos. para emitirlo.

Desde el momento en que vimos pasar un enorme crucero imperial en la pantalla grande en la secuencia de apertura de Star Wars con la música de John Williams, me quedé clavado en el lugar. Las imágenes de Luke Skywalker, Han Solo y la Princesa Leia corriendo por los pasillos de la Estrella de la Muerte intercambiando galones mientras los soldados imperiales los perseguían con un objetivo desastroso se convirtieron en parte de nuestra imaginación colectiva infantil. Unos años más tarde, llegó la factoría Spielberg, y el cine de masas cambió para siempre.

Hay algunos títulos que son emblemáticos y que no pueden faltar en las estanterías de la videoteca de la generación con el síndrome de Peter Pan, que se niega a ser adulta y prefiere seguir haciendo a los 40 lo mismo que a los 20. Stranger Las cosas prosperaron con la nostalgia y, a pesar de que parece estar dirigida a un público adolescente, ella es muy consciente de que atraerá a muchos de los que han disfrutado y continúan disfrutando la experiencia de verla. En una pantalla grande, vea ET o The Goonies. Hay referencias inevitables y guiños a títulos icónicos de esos años a lo largo de los episodios de la serie. Su competencia ahora se ha convertido en la película que servirá como estándar de oro para todos los títulos honrados por la serie de Netflix.

El comienzo de la serie de Obi-Wan Kenobi en Disney deja claro que va camino de reivindicar las denostadas precuelas, que se revalorizan día a día. Dado que estábamos familiarizados con el viaje de Anakin Skywalker al lado oscuro de la fuerza, el duelo entre Darth Vader y su antiguo maestro en el renombrado Episodio IV (apodado simplemente Star Wars en ese momento) parece saber poco sobre nosotros. Había un deseo de más, y la serie comienza provocando que los dos personajes podrían reunirse.

La historia comienza diez años después de los eventos del Episodio III, con Ewan McGregor retomando su papel como un Obi-Wan derrotado, que se esconde en el planeta Tatooine, observando desde lejos cómo crece el hijo de su ex mejor amigo. Y el tono crepuscular utilizado para informarnos que la era Jedi ha llegado a su fin es una de las mejores cosas del comienzo de esta nueva serie. Cuando el viejo Kenobi recibe un mensaje de socorro, se ve obligado a salir de su escondite y recuperar su sable de luz. “Ayúdame, Obi-Wan Kenobi, eres mi única esperanza” parece funcionar la mayor parte del tiempo.

Obi-Wan no sabía que Anakin todavía estaba vivo hasta ahora, y que está recorriendo la galaxia en busca de venganza, como se reveló en los dos primeros episodios. Otro gran éxito es Hayden Christensen, quien repite su papel como el villano mítico en la pantalla grande, a pesar de que muchos fanáticos de la saga pensaron que no estaba a la altura. Obi-Wan y Anakin se reunirán en algún momento durante estos episodios.

Aunque me irrita que ya nos hayan informado que Darth Vader aún no se ha convertido en el Señor del Mal que vimos en la trilogía original. Una de nuestras quejas sobre las precuelas fue que no pudimos ver a Vader en todo su esplendor, a pesar de que la escena final del Episodio III satisfizo nuestras ansias. Como resultado, cuando el señor oscuro se desató en la conclusión de Rogue One, los fanáticos se volvieron locos. Nos preguntamos cuánto nos darán, ya que se tambalean al borde del precipicio de romper la continuidad de lo que las películas ya han revelado.

Con la excepción del primer episodio, no he podido ver gran parte de la primera mitad de la última temporada de Stranger Things. Por cierto, ¿ha pasado una hora y media y no parece haber pasado nada? Después de dos años de rodaje detenido por la pandemia, era inevitable que los actores de la serie envejecieran, como ocurre con todos los programas infantiles. Esta es una situación a la que los escritores parecen haberse ajustado al actualizar las referencias de la serie. Después de todo, la distinción entre fantasía y terror es muy fina. Así que, tras rendir homenaje al cine de Spielberg, pasamos al personaje de Freddy Krueger, otro icono de los 80.

Noticias relacionadas

Después de todo, otro maestro del género de terror que saltó a la fama en la década de 1980, Stephen King, inspiró el excelente título creado por los hermanos Duffer. En las últimas semanas se ha estrenado en los cines una nueva adaptación de una de sus novelas, Ojos de fuego, y les sonará a los fans de Once (Millie Bobbie Brown) y los chicos de Hawkins High School: una chica con poderes resultantes de un experimento secreto del gobierno huye con su padre de unos hombres de negro que pretenden encerrarlos en una jaula y experimentar con sus dones. Por cierto, Drew Barrimore, la chica de ET cuando era más joven, protagonizó la versión de 1980 de esta película. ¿No es eso una meta alusión?

Nuestros protagonistas han madurado, al igual que la serie que protagonizaron. Ha evolucionado de una serie entrañable que aprovechó guiños y referencias a películas de gran parte de la infancia de los suscriptores de la plataforma para convertirse en un gran éxito de taquilla en medio de la crisis de suscriptores en toda regla de la plataforma. Su principal tarea es derrotar a la franquicia que permitió que Stranger Things existiera en primer lugar.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba