Noticias

«Físicamente soy un toro», dice Carlos Alcaraz.

Se divierte en la pista y lo celebra por partida doble: un abrazo personal con sus compañeros, un abrazo grupal y cuarenta minutos de fotos familiares en el vestuario. Tíos, padres, abuelos, tíos abuelos y primos comparten esta ocasión especial. Tras derrotar a Nadal, Djokovic y Zverev, se convirtió en el jugador más joven en ganar el Mutua Madrid Open. Tras el confeti, el pibe de casa se convierte en protagonista: televisión, radio, plató de twitch, redes sociales, rueda de prensa, y sigue con una sonrisa en la cara tres horas después de conquistar Madrid, cuando se detiene para hablar con ABC y Marca, los dos medios oficiales del torneo. Profesionalidad y naturalidad, sin pliegues ni máscaras visibles. En la mano que también lleva el Rolex, lleva un brazalete con raquetas.

Es un chico de 19 años de El Palmar (nacido el 5 de mayo de 2003) que también es campeón. Cuando se le pregunta por el camino, se muestra serio, con los ojos entrecerrados, casi inexistentes, para dejar espacio a su sonrisa cuando ríe y habla de sueños.

Después de la doble falta de Zverev, ¿qué pasa por tu mente?

Mi mente ha procesado todo el esfuerzo. Especialmente durante la semana. Ha habido días difíciles, con trasnochamientos, poco sueño, alimentación irregular y problemas físicos que persisten al final de la semana. A pesar de todo el esfuerzo que hemos puesto yo y el resto del equipo, estoy muy contento.

Zverev declaró que es el mejor del mundo en este momento; estas de acuerdo?

No, no lo creo. El mejor del mundo, en mi opinión, es el que está presente y se lo merece. Ahora está Djokovic, y tengo seis años, con cinco tenistas por delante en la carrera por ser el mejor del mundo.

¿Qué fue lo que más te impresionó de la actuación de Djokovic?

Tal vez no piensen en él como un gran servidor, pero él es el que me ha hecho más difícil restar. La alejé de él y seguí las instrucciones. No le leí el servicio. Eso fue lo que más me impactó. Aparte de su destacada actuación de fondo. Porque verlo en la televisión es una cosa, pero experimentarlo de primera mano es otra muy distinta. Sobre todo, es el saque; es uno de los jugadores que más dinero me ha costado eliminar.

Juan Carlos Ferrero, tu entrenador, ganó Madrid en 2003, ganó Roland Garros ese año y terminó primero. ¿Vas a seguir sus pasos?

Naturalmente, esto es cierto. Es un objetivo excelente. Ganar aquí aumenta mi confianza frente a Roland Garros, y es algo que quiero lograr. En París, esperamos completar mi principal objetivo del año, que es ganar un Grand Slam.

¿Los partidos de cinco sets, que no tienen nada que ver con los partidos de tres sets, inspiran un respeto especial en el período previo a Roland Garros?

Ciertamente no. Me considero un jugador en buena forma física. Físicamente, creo que soy un toro, como se refieren a mí mis compañeros. No tengo miedo; Estoy listo para jugar cinco sets contra los mejores jugadores del mundo en partidos extremadamente largos. Además, tengo la ventaja de estar en buena forma física.

¿Cuál de los Grand Slams te emociona más ganar?

Solía ​​imaginarme ganando Roland Garros cuando era niño. Pero ahora que he jugado los cuatro, los he vivido todos. Todos son fantásticos, y los disfruté inmensamente. Wimbledon es quizás el torneo más elegante del mundo por su esencia. Pero también puedo decirte que Nueva York, donde jugué mis primeros cuartos de final, fue increíble… No puedo pensar en uno ahora mismo. Finalmente, me gustaría ganarlos todos.

Cuando se trata de drop shots, ¿cuándo se estrellan contra tu cabeza? ¿Alguna vez los has visto?

Juan Carlos siempre me dice que me lo piense antes, pero me es imposible. Es algo que me viene naturalmente, y es algo que me viene ahora mismo. Veo que hice un buen tiro y que puedo ver a la otra persona en la distancia. Es solo en ese punto que considero hacer la entrega. Es algo rápido.

Ferrero dice que aún tiene que dibujar con alguien después de la final. ¿Va a responder la próxima vez que te lo diga?

Tonto. Voy a mantener la boca cerrada. Porque tienes razón al final. Estoy logrando grandes cosas a un ritmo rápido, pero todavía tengo jugadores por delante y torneos que ganar. Todavía no me he atado con nadie porque tengo muchas cosas por las que vivir.

Pero ahora que ha vencido a Nadal en tierra batida y ha ascendido al número uno en su primer partido, ¿qué retos se plantea para no sentirse demasiado cómodo con el juego?

Seguir ganando partidos, como he hecho en Madrid, y seguir ganando títulos. Mi objetivo actual para el resto del año es ganar uno de los tres Grand Slams restantes. Eso es un gran motivador para mí, y tengo la intención de luchar por ello.

¿La velocidad con la que todo se mueve te marea?

Absolutamente no, absolutamente no. Soy un chico que absorbe bien la información y está concentrado en su objetivo de convertirse en el mejor del mundo, que aún tengo que lograr. Estas victorias deben ser celebradas. Es bueno desconectar y relajarse. Pero, al final, no llego a la cima para ganar o para lograr lo que estoy haciendo a un ritmo rápido. Estoy seguro de que debemos seguir trabajando hacia mi objetivo de convertirme en el mejor del mundo.

También usa su firma para expresarse ante la cámara. ¿Tienes alguna dedicatoria en mente, o simplemente aparecen?

En ese momento, me abandonan. Este torneo es verdaderamente único. Es el primero que visité de niño. Crecí en una familia. Disfruto pasar tiempo en Murcia con mi familia y amigos, y nunca perderé el sentido de pertenencia que da saber de dónde vengo, mi club, El Palmar, el pueblo donde crecí. Sólo tengo tiempo para reflexionar sobre mis orígenes.

Se considera a sí mismo como un joven común y corriente. ¿Ayuda que vivo en Murcia, El Palmar y Villena?

Por supuesto. Me voy a casa ahora mismo. Sí, me abstengo de hacer muchas cosas cuando salgo, exponiéndote mucho. Porque al final la gente te conoce mejor, pero cuando estoy con mis amigos, cuando voy a cenar, cuando estoy con mi familia, me siento como un chico normal. Alternativamente, Villena. Cuando estoy en la Academia, soy solo otro jugador, y cuando estoy en casa con mis amigos, soy solo otro chico. Eso es lo que te permite estar completamente concentrado en tu trabajo, en mi caso el tenis.

¿A qué juega con sus hermanos?

Si estoy en casa, de vez en cuando juego una consola de videojuegos o un juego de cartas. Sin embargo, cada vez que visito Murcia, es cierto que es un sin parar, con altibajos, amigos, etc. Y, aunque no paso mucho tiempo en casa, cuando lo hago, lo aprovecho al máximo jugando con mis hermanos.

¿Has tenido tiempo para jugar al ajedrez o dormir la siesta esta semana?

Para jugar al ajedrez de vez en cuando, pero siempre para dormir la siesta. Siempre encuentras el hueco, siempre hacemos los horarios, y luego los dos tomamos una siesta.

Todavía tiene 19 años al final. ¿Pasa una cantidad significativa de tiempo en las redes sociales?

Juan Carlos es algo que me dice mucho sobre cuánto tiempo paso en el teléfono y en las redes sociales. Es algo en lo que necesito trabajar, y necesito aprender a desconectarme de vez en cuando, pero bueno, soy un tipo que usa mucho su teléfono.

Siempre dice que le disgusta que le comparen con Nadal, pero le ha mordido el trofeo, que disfruta.

Dudé en morder el trofeo, pero los fotógrafos insistieron en que lo hiciera. Ha sido cosa de los fotógrafos, así que por favor (señala las grabadoras) sáquenlo. Porque me van a decir al final que mordió el trofeo como Rafa. No, no quise morderlo, pero los fotógrafos me advirtieron y seguí sus consejos.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba