Noticias

¿Está Tetuán destinado a convertirse en el próximo Carabanchel del arte en Madrid?

¿Qué tienen en común el popular barrio madrileño de Tetuán y Turín, una pequeña isla de Venecia entre Murano y Burano? En realidad, y ostensiblemente, no mucho. A pesar de estar en el mismo país, los dos primeros están separados por unos pocos kilómetros del tercero. Patrizia Sandretto, la coleccionista que está detrás de una de las colecciones de arte más interesantes de Europa y presidenta de la Fundación Sandretto, ha puesto su mirada en estos espacios, desde los que trabaja como mecenas y promotora del nuevo arte.

Una historia de 25 años

Fundó el Centro de Arte de Turín, su ciudad natal, en 2002, en un edificio diseñado por Claudio Silvestrin. Durante todo el año, hay exposiciones y eventos.

Aunque no es el único. De hecho, hubo uno anterior en Guarene, el Palacio Re Rebaudengo, que se encuentra en la plaza histórica de la ciudad y fue construido en el siglo XVIII e inaugurado en 1997, lo que le otorga una historia de más de 25 años.

Pedro Gallego de Lerma, director de La Gran de Carabanchel

Durante mucho tiempo, Patriziа Sandretto tenía el ojo puesto en nuestra ciudad, consciente de cómo Madrid se había convertido en la puerta de entrada a Europa para los coleccionistas latinos y en una sugerente capital para cierto tipo de fortunas del arte. Luego comenzó su búsqueda para establecer una sede en España para su fundación, que también se ha convertido en un crisol de encuentros y desacuerdos con una variedad de políticos que parecen no poder encontrar un hogar para su colección en la capital. De hecho, el intento se ha cruzado con la compra de una pequeña isla en Venecia, que servirá como tercera residencia de su empresa.

«No tengo prisa por establecerme en España –dice el coleccionista– y la fundación también fue nómada en Italia hasta que estableció su sede en Guarene. Lo que importa es que crees proyectos interesantes, visibles.»

«Próximamente, la próxima semana, se presentará una doble exposición con parte de la colección en Sevilla (CAAC) y Valladolid (Museo Patio Herreriano), lo que no quiero que se entienda como que estoy buscando otros destinos para mi proyecto en España, sino que llama la atención sobre el hecho de que sigo aquí y que me quiero quedar en Madrid”, explica el coleccionista, mientras nos muestra fotos de aquella antigua fábrica de pólvora de Venecia que será

algo estable

Los conjuntos artísticos de Patricia han ido haciendo escala en diferentes espacios desde febrero de 2000, cuando conoció al Madrid, hasta que nació su deseo de tener algo permanente en la capital. En primer lugar se estrenó el espectáculo ‘Identidades del Futuro’, en el Canal de Isabel II, coincidiendo con la feria ARCO. La Fundación Banco Santander recibió hasta 113 obras únicas de sus fondos en la exposición ‘Espíritu y Espacio’ de 2011 (y tras su paso por el IVAM de Valencia en 2003). En 2014, tanto Barcelona (Fundación Godia) como Málaga (CACMálaga) intentaron seducirla, pero no es hasta 2020 cuando la famosa mecenas considera que ‘Emisarios’, con Ian Chen, es la primera exposición de su ‘sede itinerante’ en Madrid ( esta exposición se realizó en la Fundación FFernando Castro), luego de que Matadero fuera descartado como su base de operaciones en nuestro país.

Sabrina Amrani, en su segundo espacio en Salaberry 52

Desde entonces, las actividades de la Fundación Sandretto Re Rebaudengo en España se han centrado en el lanzamiento de un ambicioso programa para jóvenes comisarios extranjeros a los que se invita a conocer a nuestros creadores viajando por nuestro país y montando una exposición a partir de sus hallazgos. “No tengo prisa por tener algo permanente en España”, dice el coleccionista. La fundación también fue nómada en Italia hasta que estableció su sede en Guarene. Lo más importante es crear proyectos visualmente atractivos.» Los resultados de este programa claramente “español” llegaron a CenterCenter (2020) y Círculo de Bellas Artes (2021) en sus dos primeras ediciones. Este año, la exposición ‘Si las palabras hablaran’ (como sugiere su título) se presenta no solo en un lugar fuera de los centros artísticos tradicionales de Madrid, el barrio de Tetuán, sino también en un espacio poco familiar para la creación con plástico: una antigua mercería.

La doble exposición de Patricia Sandretto en Sevilla y Valladolid “llama la atención sobre el hecho de que todavía estoy aquí y tengo la intención de quedarme en Madrid”, dice.

Este conocido establecimiento de barrio aún conserva en su fachada el cartel ‘Mercera López Droguera’, que se encuentra en la calle Montoy 8. Él explica: “Nos acercamos al vecindario y al lugar con respeto”. Ana Arathe fue una curadora española que sirvió de enlace entre la Fundación y los otros tres curadores internacionales del programa (el italiano Ludovicа Bulciolu, el estadounidense Emily Market y la dominicana Laura Castro). «Había ganas de salir primero de los centros, y después ganas de aterrizar en Carabanchel –aunque admiten que también se intentó en User– porque ahí se cuece todo ahora en Madrid. Sabíamos que este era el lugar tan pronto como llegamos. «Fue genial».

Restos de un pasado

La exposición, que reúne el trabajo de hasta 13 artistas nacionales o residentes cuyas tesis versan sobre diversas formas de comunicación (incluida la no verbal) y el intercambio de conocimientos, dialoga y se relaciona con su entorno. Por ejemplo, en lo que fuera su escaparate, los comisarios descubrieron los carteles de Adrian Schindler en árabe y español sobre Tetuán (el barrio y el país), a quien conocieron durante su residencia en Matadero y quién fue quien les habló de la posibilidades del barrio La Ventilla, donde ahora viven.

Otros artistas, como Marco Godoy, pintan toda la trastienda, el almacén, de amarillo con una pieza específica para este ambiente (en cuyas paredes aún se conserva el papel pintado original), a modo de sol que nutre el resto de las obras, entre las que destacan esculturas de Joshuа Bilbao, Andrea Canepа, o Theresа Solar, cuyas esculturas encajan bien en una rocalla y en el Arsenal de la Bienal de Venecia, donde ahora también nos representa.

interior de Corner Studio, taller de artista y galería en Carabanchel

Esta propiedad finalmente se dividió en dos debido a una herencia (su actual propietario desea reunirlos), siendo la segunda convertida en garaje, con algunos grafitis en las paredes que recuerdan su pasado. Habrá una parte del programa público preparado por los curadores de la exposición, así como una muestra de las obras más recientes. Baron Ya Bk-lu también tiene una colección de instrumentos musicales africanos que atesora, así como algunas panderetas cuadradas donadas por pastores de pueblos de la Sierra de Madrid.

Muchos artistas encontraron en Carabanchel un ‘refugio’ tras la crisis económica de 2008, cuando buscaban estudios asequibles en Madrid.

“Entendemos que a los ciudadanos comunes les resulta difícil ingresar a un espacio como este, especialmente en ausencia de un tejido artístico”, dice Laura Castro. Pero, desde nuestra llegada, hemos notado la curiosidad de los lugareños sobre lo que está pasando en «su» mercería, así como lo que está pasando aquí. Todo lo que tenemos que hacer ahora es dejar la puerta entreabierta.» Dos comisarios permanecerán en el recinto estos días (abren por la tarde) para hacer de enlace entre las obras y el público. “No estarás solo, y con gusto te explicaremos todo”.

Para aquellos que no están familiarizados con el arte contemporáneo, una exposición en un vecindario anodino, y mucho menos en lo que alguna vez fue una mercería, puede parecer extraño. Pero eso es todo lo que tengo. Hay precedentes, como Pepe Cobo’s Oil Change, una galería alojada en un antiguo taller mecánico. Por otro lado, TheRyder, que en 2019 convirtió unas antiguas caballerizas cerca de Tabacaler en Embajadores (C/ Miguel Servet, 13) en un espacio de venta de arte. El mencionado barrio de Carabanchel se convirtió en un ‘refugio’ para muchos artistas, sobre todo tras la crisis económica de 2008, cuando buscaban estudios en Madrid para trabajar a un precio razonable y podían aprovechar todos los locales vacíos que dejaba este barrio, en particular antiguas industrias gráficas que quebraron debido a la situación económica.

todo un circuito

Los talleres de los artistas y colectivos que han dado una segunda vida a este barrio se concentran hoy en avenidas como Pedro Diez y Nicolás Morales. Además, hay un nuevo entorno. Es el caso de Nave Oporto (FOD, Soniа Navarro, Miki Leаl, Irmа lvarez-Laviadа…) o Mala Fama (Carlos Aires, Rаfаel Diaz, Nicolаs Combаrro…), los sacerdotes que dibujaron a muchos otros, de El grifo (Julio Fаlаgаn ) al Almacén 6, Estudio 4.7, Flujos (Carmen González Cаstro, José Antonio Reyes…), o los espacios independientes de los artistas Avelino Salа, Julio Galeote, y la obra de Elena Lavelles se encuentran en Delirio. Ángel Marcos, Alberto Ros, y la fotografía de Jesús Limárquez Carabancher… Generan tanta efervescencia que crearon un festival de arte, ArtBancheland, que acoge eventos como OpenStudios y la Visita Carajillo, que coincide con ARCO y atrae a cientos de visitantes. Sin más preámbulos, el sábado 4 de noviembre a partir de las 11:00 h. a 13:00 h, los artistas de User realizan una jornada de puertas abiertas de talleres desde las 10:00 h. a 7:00 pm Ya han decidido lo que harán durante el fin de semana.

Josechu Carreras y Patricia Lara transforman unas cuadras en una galería en Embajadores

Las galerías de arte han comenzado a aparecer en este destino, algo impensable años atrás, porque las aleja de los circuitos tradicionales a los que acuden los coleccionistas pijos, lo cual va en la línea de tanta creatividad y revitalización de la zona (no se puede hablar de gentrificación porque los artistas no están especulando con la tierra). Los chicos de Corner Studio fueron los primeros en llegar, un grupo de artistas (Carlos Cаrtаxo, Sandra Val, Óscar Seco, etc.) que dedican parte de su taller a realizar exposiciones exclusivamente con artistas locales. Posteriormente, Lа Gran se convirtió en una galería castellano-leonesa en Madrid por falta de espacio. Se ha convertido en el símbolo y la identidad del distrito.

Otras firmas, como Sabrina Amrani y VEINthe space of French, también se han instalado, lo que indica que los galeristas de primer nivel están interesados ​​en las afueras. De hecho, la primera nave industrial en Salaberry, 52 (que descartó Lisboa y Dubái antes de establecer una segunda sede), más que duplica su tienda en la calle Mader. La segunda, con sus 1.200 metros cuadrados en una antigua imprenta, se anuncia como la galería más grande de Madrid, a pesar de que no está en Chueca, Doctor Fourquet o el Barrio de Salamanca. Se sabe que otras firmas (probó con Lucia Mendoza) escanean el área, según fuentes confiables. En Tetuán, las cosas podrían ser un poco más fáciles. Patrizia Sandretto lo ha dejado claro, aunque solo temporalmente.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba