Noticias

“España seguirá recibiendo heridos ucranianos en sus hospitales”.

Margarita Robles, la ministra española de Defensa, afirmó este miércoles en Zaragoza que España seguirá llevando a los heridos de combate ucranianos dentro de sus posibilidades” porque el “compromiso” con el país del este es total”.

Esta afirmación la ha realizado durante una visita al Hospital General de la Defensa de la capital aragonesa, donde 14 combatientes ucranianos (entre ellos una mujer) se encuentran hospitalizados desde hace un mes debido a graves lesiones físicas y un complejo estado psíquico.

Robles, que dedicó una sala polivalente a Fidel Pagés, el médico oscense que inventó la anestesia epidural, dijo que otro de los motivos de su visita al centro de salud del Ejército en Zaragoza es “agradecer la generosidad, el gran trabajo y la profesionalidad del cuerpo médico del hospital”. equipo”. “Los médicos dijeron que nunca habían visto lesiones de esta magnitud”, declaró el ministro.

“Quieren volver a su tierra natal y luchar de nuevo”.

“Además de su propia marcha, los heridos están muy preocupados por sus familias en Ucrania, porque quieren volver a su tierra natal para seguir luchando”.

En este sentido, Sir Repollés, consejero de Sanidad de Aragón, ha señalado que el Gobierno regional “seguirá colaborando” con Defensa, con el fin de “intentar y seguir intentando” en sus hospitales “a los ucranianos enfermos y heridos en combate cuando sea necesario”.

“Estas son heridas complicadas que requieren el cuidado de una variedad de especialistas y se tratan principalmente en el hospital de Defensa, aunque existe una colaboración fluida con la red de salud pública”.

El coronel Juan Antonio Larа Garrido, director del Hospital de la Defensa, ha afirmado que la “complejidad” de las heridas de los pacientes ucranianos se supone que debe ser atendido por varios médicos de diversas especialidades, como traumatología, rehabilitación maxilofacial, oftalmología, otorrinolaringología, así como profesionales de la psiquiatría y la psicología.

“Todos quieren mejorar para poder volver al frente; han querido volver desde que llegaron porque están defendiendo su patria”, explicó el coronel Lara.

Según los oficiales médicos, algunos de los heridos ya han sido operados por problemas de trauma, mientras que otros aún están siendo evaluados. En tres casos de amputaciones de miembros superiores ya se han manejado prótesis para enseñarles a utilizarlas, así como a los acusados ​​de extremidades inferiores, para que puedan moverse.

Algunas personas admitieron haber perdido la vista recientemente, generalmente como resultado de la ola masiva de las bombas. “Como resultado de la fuerza de las explosiones, otros presentan lesiones que nunca antes habíamos visto”, dijo un miembro del equipo médico.

“El período de recuperación será muy largo, meses”, pronosticó uno de los médicos, “y algunos de ellos no podrán recuperar sus capacidades”.

Evolución psicológica “favorable”

También reciben dos horas diarias de terapia de apoyo moral de la mano de intérpretes de la organización Aura, que fue fundada por la comunidad ucraniana en Aragón. La teniente coronel Araceli Gámez Palomares, jefa de Psiquiatría, afirmó: “La evolución es bastante favorable”.

Noticias relacionadas

“Es muy difícil para ellos; son personas muy jóvenes que han tenido experiencias traumáticas que han hecho añicos su realidad; han sido como un hachazo en su línea de vida, y nadie está preparado para eso, por lo que tienen que ir reconstruyendo su nueva realidad poco a poco, trabajando con las herramientas que cada uno lleva en su mochila, con la dureza de la situación, la de aquí y la que muchos han dejado allá”, dijo el Dr. Gámez, para ser precisos.

Según el coronel Alfredo Blasco, jefe del servicio de Rehabilitación, y el teniente coronel Juan José Sevilla Tirado, de Traumatología, con el traslado a España de estos heridos se trata de evitar tener que amputar extremidades, lo que requiere un tratamiento que “es muy complicado” actuar en su país debido a la guerra”.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba