Noticias

En Cataluña se han paralizado o retrasado una veintena de proyectos de Gobierno.

Según ha podido comprobar EL PERIDICO con datos de fuentes del sector, una veintena de obras estatales de la red viaria y ferroviaria de Cataluña se encuentran actualmente paralizadas o con importantes retrasos. Van desde tramos de la N-II ola A-27 Valls-Montblanc hasta el desdoblamiento de la N-340/A-7 o la línea R-3 de Rodalies Montcada-Vic, que se produjo 25 años después.

La lista es extensa, y coincide con el debate sobre la baja ejecución presupuestaria del Estado en Cataluña en 2021, con solo el 35,8% de lo previsto, diez puntos por debajo de la media española, mientras que Madrid superó el 180%. Y el problema es que este tema, que se ha afianzado y hace que Cataluña reciba solo el 9% de la inversión territorializada del Estado a pesar de aportar en torno al 19% del PIB y representar el 16% de la población, ha suscitado una oposición generalizada, desde la patronal hasta los sindicatos. a las entidades económicas y sociales.

95,1 euros por habitante

Cataluña es el tercer territorio con menor gasto en este ámbito, según los datos obtenidos por este diario, con sólo 95,1 euros gastados por habitante. Sólo la Comunidad Valenciana y Navarra (por territorio) están por debajo, con 92,7 euros y 75,6 euros, respectivamente. A pesar de la buena evolución de la licitación pública, los expertos consultados dicen que es preocupante el “incumplimiento del presupuesto recurrente”.

Según información obtenida por este diario, el problema no es solo la parálisis de los proyectos, sino también los retrasos. Por ejemplo, la autovía A-27 Valls-Montblanc, que tendrá una longitud de 7,3 kilómetros y un coste de 150 millones de dólares, se licitó en 2008 y se inaugurará en 2023, 11 años después de las previsiones iniciales. Alternativamente, el Rodalies Pla. Solo se ha completado el 14% de la inversión de $4.000 millones prevista para 2015, y no se han construido nuevas líneas, ni se han dividido, ni se han construido la mayoría de las estaciones previstas. Actualmente está vigente un nuevo plan que cubre los años 2021 a 2030, y se está moviendo a un ritmo más rápido, según varias fuentes. De una inversión total de 306 millones en el “plan de choque” de 2014 a 2016, se completó el 35% de las obras.

Hay proyectos que han acumulado retrasos históricos, como el desdoblamiento de la línea Rodalies Montcada-Vic R-3, cuya puesta en servicio está prevista en el tramo Parets del Vallès-La Garriga, una cuarta parte del proyecto con un presupuesto de 650 millones, y 25 años después de su licitación, o del soterramiento de la línea de tren en Montcada, con las obras licitadas en Montcada y el proyecto redactado en Vallbon y actualmente en fase de supervisión. Esta inversión de $ 300 millones, que se suponía que se completaría en 2015, probablemente tomará diez años más de lo esperado.

Sin fecha para L’Hospitalet

Lo mismo ocurre con la inversión prevista de 608 millones en el soterramiento de las vías del tren en L’Hospitalet de Llobregat, que solo se ha redactado 20 años después del primer protocolo para llevarlo a cabo, y no hay previsión de puesta en marcha.

La conexión ferroviaria con el aeropuerto T-1 de Barcelona es otro ejemplo. En 2024, se espera que esté operativo. Recibió su primera adjudicación en 2010 y retomó las obras en 2015. Las obras del aeropuerto de Madrid, de similares características, se adjudicaron en 2007 y finalizaron 13 años antes de lo previsto en 2011. En teoría, se ejecutará un proyecto similar a este en el Aeropuerto Internacional de Barcelona. La apertura de los accesos por carretera y ferrocarril al Puerto de Barcelona está prevista para 2028, 16 años después de lo previsto. Se mantiene el cuello de botella del tramo de vía única en el enlace de Vilasec del Corredor Mediterráneo, así como un retraso de 9 años en la adecuación del ancho de vía en el tramo Castelló-Tarragona-Martorell, con un presupuesto de 425 millones.

Otras veces, el trabajo está hecho, pero a un ritmo muy lento. La infraestructura B-40 Oles-Viladecavalls, un tramo de seis kilómetros de una infraestructura de 15, es un ejemplo de ello. Se licitó en 2006, se empezó a construir diez años después, y ahora se construyen tramos por 9 millones en 2022 y 14 millones en 2023, año en el que se prevé su finalización, de una inversión total prevista de 264 millones . Según fuentes del sector, todo el tramo Abre-Terrass se está completando a un ritmo de un kilómetro por año de media.

Otras veces, los retrasos son causados ​​por la oposición territorial a proyectos específicos. El desdoblamiento de la N-340 / A-7 es un ejemplo de ello. Tras la liberación del peaje de la AP-7 y el compromiso de ampliar esta vía con un cuarto carril, no hay fecha fijada para las obras en el tramo del Penedès, que tiene prevista una inversión de 237 millones.

la A-14 Almenar-Alfarràs; las variantes N-420 Gandes, Riudecols y Corber; y la A-26 de Besal a Figueres, por citar algunas, son actuaciones paralizadas desde 2005. La conexión Ronda Litoral / C-32 en Sant Boi, un tramo de dos kilómetros con una inversión prevista de 68 millones de euros, también está estancado, con una espera de 12 años.

Se cierra el enlace de la N-II en Vidreres, un tramo de dos kilómetros con un valor de 24,4 millones. No hay un calendario para el lanzamiento. La misma carretera también está cortada entre Vilademuls y Orriols. La supresión del peaje de la AP-7 permite desarrollar únicamente la variante de Figueres, y se ha aprobado un nuevo proyecto.

En 2010, la estación de La Sagrera fue reconocida como una de las obras más importantes. La construcción se suspendió en 2014 y luego se reanudó en 2017. El estado de ejecución ronda el 60%. Se espera que el proyecto de $ 744 millones esté terminado para 2025.

Noticias relacionadas

El Gobierno, a través de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, asegura que ha insistido en poner “toda la carne en el asador” para “acelerar el ritmo de ejecución” de las inversiones en Cataluña, y que el actual Ejecutivo es quien ha invirtió más en la comunidad en los últimos años.

El ministro, que mantuvo una breve reunión con el ‘president’ Pere Aragonés, insistió en convocar cuanto antes la Comisión de Seguimiento de Infraestructuras para examinar la situación de la ejecución de infraestructuras en Cataluña proyecto a proyecto.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba