Noticias

El plan ruso ofreció al enlace de Puigdemont la oportunidad de visitar la sede de los servicios secretos en Moscú.

Jordi Sardà Bonveh, el empresario catalán que puso en contacto a los supuestos emisarios rusos con Carles Puigdemont, se ha comprometido a llevar al ‘expresident’, Victor Terradellas, responsable de relaciones internacionales del CDC, a la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de la Federación Rusa en Moscú, el organismo heredero de la KGB, el antiguo servicio de inteligencia durante la Unión Soviética. Así lo revelan los mensajes de texto de Terradellas, que fueron interceptados por orden judicial tras su detención en mayo de 2018 y a los que tuvo acceso EL PERIDICO. Este ex-encargado convergente viajó a Moscú meses después, aunque negó haber acudido a las dependencias al ser consultado por este diario.

El 10 de mayo de 2018 tuvimos una conversación. Eran las 7:48 a. m. cuando despierte. «¿Debería enviarte esto?» Pregunta Terradellas a Jordi Sardà. ¿Qué piensas? Probablemente lo hayas escuchado decir que si vas hasta la sede de Cantor, terminarás en Siberia. Me dicen que te han invitado a una fiesta a fin de mes (vamos juntos) en el piso 112”. “Vale, pero no vamos solo al FSB, que ahora es como un museo””, responde Sardà a los tres minutos. “Bueno, entre otros lugares a los que iremos…”, escribe el ex escritor de CDC. & rdquor; rdquor; rdquor; rdqu La respuesta del empresario catalán es un “Ok”.

Aunque no está claro a quién pretendían comunicar su visita, Tarradellas duda de que el interlocutor que debería haber recibido el mensaje conociera el término “Cantor”. “No lo sé”, dice Sardà. «¿Sabes lo que significa?» él pregunta Es ruso antiguo & rdquor; En la oficina. Según fuentes consultadas por este periódico entre rusos residentes en Cataluña y servicios policiales, el FSB se apoda como “Singer”, y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en España es conocido como “La Casa”. La persona que llama no está identificada. “Los conozco mejor que si los hubiera estropeado”, continúa Terradellas. Sardà, que fue demandado por Gas Natural por un negocio en Ucrania hace años, empieza con otro “ok”, pero luego añade: “Lo mejor de gestionar bien es que todos (los poderes que necesitamos) están a la vista”.

El exfuncionario de los CDC reconoce los mensajes, pero afirma que nunca visitó el centro de inteligencia ruso.

Espionaje y viaje a Moscú

El Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB) es la principal agencia de seguridad nacional del país y uno de los órganos federales directamente bajo Vladimir Putin, el presidente del país. Contrainteligencia y espionaje, seguridad interior y fronteriza, medidas antiterroristas y vigilancia son algunas de sus responsabilidades. Su sede se encuentra en Moscú en 24 Kuznetsky Most Street.

Terradels admitió haber viajado dos veces a Moscú en su declaración ante el juez Joaquín Aguirre, que investiga la supuesta trama del ‘procés’ ruso. Afirmó que el último ocurrió meses después de hablar con Sardà sobre la visita del FSB. En septiembre de 2018, visitó Moscú para reunirse con Nicolay Sadovnikov, exasesor diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Noticias relacionadas

El 26 de octubre de 2017, un día antes de la declaración unilateral de independencia, Sadovnikov se reunió con Puigdemont en la Casa de los Canonges, que le sirve de residencia oficial. Terradellas, Sardà y otro ruso, el exmilitar Sergey Motin, estaban todos presentes en aquella reunión, que había sido precedida por otra similar. Estos supuestos emisarios rusos ofrecieron ayuda financiera (500.000 millones de dólares) y militar (10.000 soldados), tal y como reconoció ante el tribunal el exlíder de los CDC.

Terradellas ya había visitado Moscú en un viaje anterior en septiembre de 2017, pocos días antes del referéndum unilateral de independencia. En esa ocasión, se reunió con el exdiputado ruso Sergey Markov, quien prometió que si Rusia respaldaba la independencia de Cataluña, el futuro gobierno estaría dispuesto a apoyar la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba