Noticias

El ‘huracán’ CCC -El Financiero- ha sido pronosticado en Davos.

Esta semana, destacarán las predicciones sobre lo que está por suceder en todo el mundo en los medios y en las redes sociales. El efecto Davos está en el trabajo.

El impacto de tal análisis está en duda ahora que el Foro Económico Mundial parece desinflado. El llamado impacto triple “C”, por otro lado, está ganando terreno.

Ernesto Zedillo pidió salvar a toda costa el sistema financiero en 2009, cuando el mundo parecía desmoronarse producto de una crisis financiera iniciada el año anterior en Nueva York. El expresidente mexicano, a quien muchos denominaron “globalófilo”, habló en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, que se llevó a cabo en Davos, una pequeña ciudad suiza del tamaño de San Miguel de Allende.

Tenía mucha experiencia con las consecuencias negativas de la inacción. Trató con bancos mexicanos durante la crisis financiera de diciembre de 1994. El conocido “error de diciembre”. Cuando las personas no pueden pagar sus cuentas, la economía colapsa y surge la pobreza.

Tras el discurso de Zedillo en Davos, los contribuyentes estadounidenses pagaron el mayor rescate bancario estadounidense en la historia.

Durante la presidencia de Barack Obama, el gobierno les prestó miles de millones de dólares a cambio de pagarés, muchos de los cuales todavía conserva, con la esperanza de que la cortesía de los ciudadanos fuera recompensada.

En 2009, Agustín Carstens, secretario de Hacienda, recorría los pasillos que dividen los salones del Centro de Congresos de Davos, con un maletín en una mano y papeles en la otra, tratando de medir la magnitud del golpe asestado a los mexicanos por un dólar que se había disparado de 10 a 14 pesos sin previo aviso.

Cientos de hombres de negocios habían programado citas a su alrededor, listos para hacer tratos. Algunos querían vender el negocio, mientras que otros se dieron cuenta de que era hora de comprarlo.

Entre los mexicanos, José Antonio Fernández Carbajal, presidente de Fems, se destacó por consolidar la marcha de OXXO, que ahora se extiende a Sudamérica.

No hay tal crisis este año. El actual es probablemente más grande.

Las crisis financieras, como la de México en 1995 o la de Estados Unidos en 2008, fueron más odiosas porque detuvieron temporalmente el flujo de dinero. ¿Estás buscando dinero? Yo sí, pero son bastante costosos.

El problema actual no es la falta de billetes; esos abundan después de que EE. UU. presionó los botones para que aparecieran, esta vez en millones de millones (billones) de dólares en las cuentas bancarias del mundo en un intento por salvar una economía que se había estancado durante la pandemia.

Pagarés una vez más, pero esta vez a costa de la inflación actual.

El acrónimo “CCC” significa “coronavirus, conflictos y clima”, como lo destacó Pamel Coke-Hamilton, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés), que se enfoca en atender a las pequeñas y medianas empresas. alrededor del mundo El tercero de estos tres impactos es el más duradero.

Este huracán puede verse como una gran amenaza o como una excelente oportunidad. Así lo califica Loic Tassel, presidenta de P&G para Europa, quien compartió con ella el panel “El futuro de la globalización”.

La cadena de suministro no estaba en la mente de los directores ejecutivos hace tres años, quienes la daban por sentado. Sin embargo, los constantes cierres de puertos chinos ante la pandemia y la guerra en Ucrania, que ya ha impactado en la alimentación, demuestran la necesidad de acercar a los proveedores.

“(Ahora) el 90% de lo que se vende en Europa se producirá en Europa”, advirtió Tassel, representante de la empresa que atiende a 5.000 millones de personas en todo el mundo con marcas como Ariel, Oral B y Pantene.

Esto aumenta la confiabilidad y reduce las emisiones en los envíos, lo que beneficia al medio ambiente.

El Foro Económico Mundial (FEM) está celebrando su reunión anual esta semana, después de una pausa de dos años debido a la pandemia.

Este centro merece críticas, así como elogios por provocar análisis colaborativos que de otro modo se llevarían a cabo de manera desorganizada.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba