Noticias

Cuando se vende una empresa, ¿qué pasa con los empleados? – El Financiero

Recientemente leí declaraciones hechas por algunos líderes sindicales en respuesta a cambios importantes que están ocurriendo a nivel local y nacional, como la venta de las principales marcas de dulces. Es importante señalar que el respaldo legal para los Convenios Colectivos de Trabajo depende de la voluntad expresa de la clase trabajadora de reconocer y respaldar su contenido. El Sindicato solo actúa como intermediario, validando la información con la empresa que tiene los registros de los trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Cuando una empresa cambia de razón social, de domicilio, o sus socios la venden, ¿qué pasa con el contrato colectivo de trabajo? El convenio colectivo seguirá vigente aunque se venda la empresa, ya que los derechos de los trabajadores no se verán afectados por el cambio de socios.

La empresa deberá comunicar a la autoridad laboral los movimientos en estos casos. Es fundamental que una empresa notifique a sus empleados sobre un cambio de dirección, ya que el cambio de transferencias puede causar sufrimiento a algunos empleados. La empresa debe decidir si es más conveniente mantener a todo el grupo de empleados o negociar un despido de mutuo acuerdo.

Los involucrados en la venta de una empresa y, en consecuencia, la entrada o salida de accionistas, así como los cambios en la razón social, tendrán que negociar la responsabilidad laboral que existía al momento del cambio y quién será responsable para ello. Si el comprador decide mantener la plantilla actual, deberá suscribir un “Convenio de Sustitución Patronal” en el que se especifique el cargo, antigüedad y salario de los trabajadores que permanecerán bajo su supervisión. En el caso del vendedor, éste será responsable durante los seis meses siguientes a la firma del contrato. El Convenio Colectivo, así como el Sindicato que lo suscribió, continuarán vigentes.

Si el comprador se excluye de la responsabilidad laboral, el vendedor es responsable de pagar a los trabajadores en función de su antigüedad, que incluye salarios devengados, bonos proporcionales, vacaciones, prima de vacaciones, prima de antigüedad y tres meses de salario. El Acuerdo de Negociación Colectiva ya no existirá en este caso, ya que la fuerza laboral ha sido liquidada, y los trabajadores que opten por contratar a los nuevos propietarios tendrán la libertad de afiliarse a cualquier sindicato que deseen.

Vale la pena señalar que los derechos laborales de los trabajadores siempre estarán protegidos mientras la empresa que los contrató permanezca en el negocio, independientemente de si la dirección, el nombre, los socios o el propósito de la empresa cambian. Independientemente de los cambios en la fuente de trabajo, la voluntad del trabajador será siempre la de permanecer afiliado al sindicato existente y apoyar la celebración del Convenio Colectivo de Trabajo.

Finalmente, ante cualquier cambio, la estabilidad laboral y el avance de una persona siempre estarán determinados por su actitud y calidad en el desarrollo de su trabajo, lo que se verá reflejado en su historial y en la decisión del nuevo empleador de volver a contratarlo. Como resultado, los trabajadores y empleados deben cuidar de completar y realizar sus tareas con cuidado, calidad y responsabilidad.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba