Noticias

‘Alba’, un programa de televisión sobre una víctima de violación en grupo que obtiene un indulto al final.

“Entonces vámonos a casa”

La adaptación española de la serie turca ‘Fatmagül’ (2010), sobre una veinteañera (Elena Rivera) que es violada por los amigos de su novio (Eric Masip) cuando regresa a casa tras una noche de fiesta, ha recibido un sencillo temporada de Atresmedia y la productora Boomerang. El resultado final se emitirá esta noche (22.45) en Antena 3 después de estar disponible en la plataforma Atresplayer Premium durante casi un año. Durante estos tres meses ha atraído a más de un millón y medio de espectadores. Para estos tiempos, son excelentes figuras.

«Tuvimos que lograr en 13 episodios de 50 minutos lo que ellos habían logrado en 40 episodios de 90 minutos.

“Había que reducir drásticamente las tramas y los personajes, pero todos tenían que estar muy relacionados”, dice Carlos Martín, que ya había versionado ‘Salud’ -la película de Telecinco con Resines- y ‘Pasión de gavilanes’. En ‘Sunrise’, además de la trama principal, hay una trama secundaria sobre la corrupción urbana que afecta a la familia de los jóvenes violadores que son declarados inocentes en medio del juicio de la serie. “Básicamente jugamos una sola trama en los últimos tres capítulos”, agrega Martn.

Él y el productor ejecutivo Luis Santamara reconocen que lo más difícil de llegar al final de esta noche fue darle credibilidad y coherencia a la justicia que pretende llevar a cabo la protagonista: «Se enfrentará no solo a los violadores, sino también a sus familias adineradas. » “Era fundamental que ella tuviera algo que pudiera empujarlos contra la pared”, explica el guionista. Antena 3 no tenía ganas de una serie de venganza (ya tenía ‘Mentiras’ en su biblioteca). “Siempre se habló de buscar justicia en la posición de Alba, pero casi descubrimientos de investigación, casi como si fuera una detective, en lugar de la auto-venganza de alguien que se toma la justicia por su mano”, agrega Santamara. La versión en español tiene más víctimas que la original, por lo que las acciones de la protagonista afectan a otras mujeres.

Podría haber terminado en el episodio 10 con una oración, pero continúa hasta el episodio 13. «Es extremadamente difícil mantener una trama de juicio durante el ‘prime time’. [horаrio de máximа аudienciа]. Como resultado, los últimos tres episodios son como si fueran una nueva serie: investigación, intriga y justicia”, explica Martín, señalando que el sistema legal español no recibe tanta atención como el estadounidense, ni proporciona tantas oportunidades para la ficción nacional. Estaban indecisos sobre cuándo sacar el tema del conflicto. Se mostraron firmes en no estirar las encías. “Lo usamos para poner en marcha esa nueva trama de investigación final para poder hacer justicia a Alba y al resto de las chicas que habían corrido la misma suerte que nuestra protagonista”, explica Santamara.

No han querido pasar por alto los paralelismos con el caso de La Manada, sabiendo que se trata de un tema muy conocido entre el público español. La escena del crimen está llena de pancartas con lemas como «No es no» y «Te creo» en un momento de la temporada. “No lo pusimos porque nos dimos cuenta de que era demasiado similar a ese caso”. La violación es algo que la víctima llevará consigo por el resto de su vida, como muestra la serie. El problema existe: hay numerosos casos, y la serie lo ha reflejado efectivamente”, continúa Martín.

Tampoco han podido romper las reglas del género. En este caso, la villana es Adriana Ozores, quien interpreta a la madre inquebrantable de uno de los violadores. Ella se cae por las escaleras en un punto y es llevada al hospital. «No debemos olvidar que en el primer capítulo, ella deja morir a su suegro [Tito Vаlverde!] a pesar de poder salvarlo.” Martin continúa: «Tienes que jugar con el suspenso [finаl аbrupto].”

Intentaron romper con la telenovela en términos de técnica y visuales, como trasladar la acción de “Sunrise” a la Costa Blanca. «Las series turcas son ‘prime time’, no diarias, y tienen presupuestos elevados, extranjeras…», dice el coordinador de guion de ficción otomana. Es un motivo que aparece con frecuencia en ‘Sunrise’. Es un género al que vale la pena prestarle atención. Este no es un programa de televisión mexicano único en la vida. Hay un cierto nivel de dificultad. Tienen callo con series como ‘El secreto de Puente Viejo’ y ‘Acacias 38’ en su productora, Boomerang.

spoilers!

El amor triunfa en ‘Sunrise’, y ahora sabemos lo que sucede. Es un elemento clave de la serie turca, según el coordinador del guión, y no podía pasarse por alto en la adaptación española: «En una historia tan turbia como una violación en grupo, la gran trama es la del amor, que dice mucho a favor». “Queríamos dar un poco de oxígeno, un respiro”, concluye Sanmartín, “porque nuestra protagonista y su entorno sufren constantemente”. Dejaron una puerta “muy chiquita” “semiabierta” por si acaso: Jacobo Entrerros (lvaro Rico) escaparía de prisión y comenzaría su venganza.

Oliver Barker

Nació en Bristol y se crió en Southampton. Tiene una licenciatura en Contabilidad y Economía y una maestría en Finanzas y Economía de la Universidad de Southampton. Tiene 34 años y vive en Midanbury, Southampton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba